El rincón donde suena DANCING MOOD

Como de todo gran amor,

aún quedan algunos restos.

Retazos. Pedacitos.

Pertenencias de otros, que ya con los años, SANA o INSANAMENTE (ya ni put@ idea) se quedaron tanto tiempo conmigo, que se volvieron mas propios que ajenos.

Como los libros que ya forman parte de nuestra biblioteca, porque jamás devolvimos.

Como esa prenda que alguien dejo olvidada y un día comenzamos a usarla.

Como los tuppers que ya no volverán a sus dueños.

Como el dinero que mamá y papá me prestaron cuando era adolescente, sabiendo que jamás se los iba a devolver.

Como rincones de la casa donde nunca llegó el FENG SHUI, así esta mi ALMA.

Llena de esquinas que por algún motivo elegí dejar así.

Así quedaron tus "cositas", que en realidad hoy son las mías. Cositas que me quede de vos y que ya no pienso en devolver.


Es Sábado. No deben ser mas de las 9 de la noche. Vos y yo, en tu auto.

La avenida del libertador a la altura de Palermo, llena de coches y de luces.

Levo una minifalda, medias negras y una camisa verde llena de lentejuelas.

Vos, un jean y una remera blanca que no hace mas que resaltar tu bronceado que me encanta.

Pones un tema en el estéreo del auto.

Este si que no lo tengo.


- "¿Quienes son?", te pregunto.

- "Dancing Mood", me contestas.


La magia de la música lo envuelve todo. Al auto. A la ciudad. A este clima de las noches de noviembre en Buenos Aires que amo.

Cierro los ojos y me dejo llevar.


- "Me gusta", te digo, mientras no dejo de asentir con la cabeza, moviendo los brazos de un lado a otro.

Todo mi tronco. Todo mi ser.

Te reis.

Luego, te mordes los labios, miras al frente, después de reojo. Nuevamente al frente y negas con la cabeza mientras te sonreís.


Me hago la distraída, mientras sigo con mi juego para seguir haciéndote reír un poco mas, pero en realidad ya me di cuenta.

Me di cuenta en ese preciso momento, lo perdidos y lo jodidos que estamos.

Vos por enamorarte de mi.

Yo por enamorarme de vos.

Pero por sobre todas las cosas, por la adicción que genera que ambos estemos tan enamorados de nosotros mismos cuando decidimos COINCIDIR.


De todos los restos, los poquitos que quedaron y de los que me dejo tu amor, la música, TU MUSICA es lo que mas se quedo en mi.

Porque me llenaste el mundo de melodías diferentes y musicalizaste los recuerdos mas lindos que tengo de vos, cada vez que tus ojos se volvían chinos por hacerte sonreír.

De los rincones del ALMA que quedan sin limpiar, este es el que mas me gusta.

Por eso elijo dejarlo así.

Porque aun que pasen los años, sigue siendo tu rincón y el mío, donde si cierro los ojos, todo mi SER vuelve a bailar, escuchando de fondo a DANCING MOOD..

27 visualizaciones
Entradas relacionadas: