Volver

Actualizado: 30 jun 2021

Las vueltas no siempre son fáciles.

Siempre hay algo que se deja atrás y a lo que quizás no volvamos nunca.

Siempre hay algo esperando volver a reencontrarnos, en especial cuando creíamos que la distancia y el tiempo habían hecho de las suyas para dejarlo perdido y olvidado.


Hace un año, exactamente un año atrás, yo volvía.

O eso intentaba. O eso quería.

Volvía a mi origen. Volvía a la casa de mis padres. Volvía a mi primer hogar.

O eso intentaba.

Volvía para luego quedarme en una cuarentena de sanación, que duro muchos, muchos 40 días.

Mi mundo era un caos. Y el de los demás quizás también, pero yo sentía que el mío mas.

Hace exactamente un año atrás, estaba en Londres, llorando en una cancillería del Reino Unido, rezando para que alguien me atienda, mientras una señora con el mismo nombre que mi mamá se acerco a ayudarme y me prometió que en caso de que la cosa se complicara, no me faltaría ni techo, ni comida.

Hace un año atrás, no sabía que hacer. Literalmente no lo sabía.

Estaba en la otra punta del océano, queriendo volver a casa, con todo lo que eso emocionalmente implicara, dejando atrás mi sueño de viajar por el mundo.


Quería volver. Guardarme. Refugiarme de un virus que buscaba coronarse.

Hace un año atrás, llore en un aeropuerto hasta quedarme sin lagrimas.

Me tire al suelo, cuando sentí que ya no tenía mas fuerzas, mientras esperaba que alguien vestido de uniforme decidiera mi futuro destino.

Hace un años atrás, perdí todas las esperanzas y a las horas me vi rezándole a mis santos y resurgiendo en un salto de fe.

Hace un año atrás, que creo en los milagros. En especial cuando la realidad supera a la ficción y hasta lo que parecía imposible, se vuelve real.

De hace un año atrás a esta parte, me siento bendecida, dichosa, agradecida.


Todas las frases de tazas pedorras de oficina, se volvieron verdades como mantras:

"La luz solo aparece luego de la oscuridad"

"No hay mal que dure 100 años".

"Respira"

"El Universo oye lo que sientes".

"Sigue respirando"

"Solo sonríe"

"No dejes de respirar".


De un año atrás a esta parte, agradezco este presente.

Y cada instante de presente de lo que fueron los 365 días anteriores hasta llegar a hoy.

Porque hoy, amo ser, estar y vivir así.

La vida volvió a ser hermosa, aun en los momentos mas duros.

Volvió a ser ordenada, aun en el caos.

Y yo volví a agradecer y sonreír, aun cuando no tenga ni puta idea, de hacia donde voy, ni lo que va a pasar después.


Porque hoy comprendo, que un día como hoy, pero de un año atrás solo era el comienzo... de este hermoso camino, llamado SANACIÓN .

20 visualizaciones
Entradas relacionadas: