Hoy te escribo...

Actualizado: 30 jun 2021


Hoy te escribo desde uno de los más profundos confines de la Tierra;

Desde una de las zonas más oscuras que alguna vez pude habitar, pero a la vez, nunca había sentido la presencia de una luz tan cálida y clara, como esta.


Hoy te escribo desde uno de esos lugares que no conoce nadie, ni siquiera yo. O al menos nunca así.


Hoy te escribo con los dolores en el alma que aún tengo.

Con fracturas irreparables.

Con heridas abiertas e incendios que queman desde adentro hacia afuera.


Hoy te escribo desde el Ser más secreto que tengo.

Ese que a veces hasta yo desconozco.

Ese que a veces no me gusta, me molesta y me incomoda, porque me pregunta y me cuestiona.

Ese que le gustaría le resbalaran mucho más las presiones sociales, o mejor dicho, las que mi Súper Yo disfraza como “la sociedad”, pero en realidad es la parte más crítica de mi juzgándose a si misma.


Hoy te escribo desde lo más profundo del CAMBIO.

De ese que por más abiertos que seamos, cuando llega, nos jode y nos disgusta.

Ese que hasta que una no lo atraviesa, sentimos que el mundo allá afuera parece un caos que no nos entiende una mierda, pero por dentro, ni nosotrxs podemos hacerlo.


Hoy te escribo desde esa nueva Yo que aún estoy conociendo.

Una que al momento tiene menos paciencia para algunas cosas y no le quedó otra que aprender a ser más paciente para otras.

Una que aprendió a decir NO, con un poco menos de culpas que ayer.

Una que aprendió a cuidar más su tiempo y también su corazón.

Una que ya no tiene ganas de repetir historias y empezó a revolear las piedras con las que se hartó de tropezar una y otra vez en su camino.

Una que seguramente no se adapte a ningún criterio, ni a ningún estilo de vida de las personas que ella conozca.

Una que ya no quiere ir por la vida mendigando amor, ni con miedo a que no la quieran o que la juzguen.

Una que aprende cada día a entregarse más al fluir de las cosas, porque se cansó de luchar contra corrientes que ya hace rato no son suyas.


Hoy te escribo desde, lo que sé que será, uno de los más lindos quilombos interiores de toda mi existencia.


De esos en donde el caos enseña más que el orden; y la incertidumbre, cuando se atraviesa el miedo, se vuelve una verdadera caja de sorpresas. Pero de las lindas. De esas que abrazan. De esas que llenan.


Hoy te escribo desde pleno viaje hacia mi encuentro.

Me encantaría ya haberme encontrado.

Estar atravesando la tormenta en balsa y sin chaleco salvavidas, créeme que por momentos resulta agotador.

La orilla de mi destino parece estar cerca, pero se nota que falta bastante recorrido.


Solo espero que al llegar vos también estés del otro lado del río y que podamos seguir compartiendo CAMINO.


Vos con mi NUEVA YO.

Yo con tu NUEVX TU.

Con nuestras nuevas vidas, siendo plenamente conscientes de que lo que vivimos no fue un SUEÑO.

Sino que se trató de una de las experiencias, más transformadoras, de toda nuestra EXISTENCIA.


¡Bienvenidx al viaje!

¡Bienvenidx al cambio!

¡Bienvenidx nuevamente, a esto que llamamos VIDA!




35 visualizaciones
Entradas relacionadas: