VIBRAS

Actualizado: 16 dic 2020

Como esa primera gota de lluvia que cae en un lago perfectamente planchado y se vuelve ondas de espiral.

Como esa primera risa de un niño que se hacen eco en ese valle de montañas completamente desolado.

Como esa primera vibración del tambor que te hizo resonar el pecho e inevitablemente te hizo comenzar a bailar, en esa playa hippie de Australia.

Como esa sonrisa del desconocido que venía caminando de frente y te hizo sonreír a vos también.

Como ese primer rayo del Sol que te encegueció, apenas salió por el horizonte de ese Océano Azul Pacífico.

Como ese primer abrazo a tu amiga del alma, a la vuelta de ese viaje que hiciste.

Como ese primer bocado de la comida que tu vieja te preparó con tanto amor para mimarte un ratito.

Como ese primer beso que le das a esa persona que te encanta hace meses.

Como ese primer paso con el que te adentras a tu nueva aventura.

Como la primera palabra con la que comienzas a escribir tu primer libro.

Como la primera nota de esa guitarra que no hace más que crear arte.

Como la primera línea con la que comienzas ese dibujo.

Como todas esas sensaciones que generan las primeras cosas y las primeras veces, ASÍ, SOS VOS.

Como esa gota que salpica frescura.

Como esa risa que se hace eco.

Como ese sonido de tambor que resuena en tu cuerpo.

Como esa sonrisa que contagia.

Como ese sol que brilla e ilumina.

Como ese abrazo que SANA y nos REINICIA.

Como ese bocadillo que deleita el alma.

Como ese beso que manifiesta la energía del AMOR.

Como ese paso que envalentona.

Como esa palabra necesaria.

Como esa melodía que enamora.

Como todo ese ARTE que traduce los mensajes de las almas.

Así sos vos.

Así sos vos cada vez que contagias de alegría a otros.

Así sos vos cada vez que amando generas una de las fuerzas mas poderosas y lindas del mundo.

Así sos vos, cada vez que te lanzas hacia tus sueños, e inspiras a otros para que cumplan los suyos.

Así sos vos cada vez que enfrentas tus miedos.

Así sos vos, cada vez que haciendo lo que amas, tocas la vida de otros.

Así sos vos cada vez que te fundís en ese inmenso y maravilloso Universo. Vibrando alto. Silbando bajito. Volviéndote INFINITO.

Este post va dedicado a todos aquellos que hacen lo que aman, los que buscan lo que los hace felices, los que no se rinden, los que no se resignan, a los que no se conforman. Especialmente a Nelson

Cada vez que escucho o leo la palabra VIBRAS, se me hace inevitable no pensarlo, porque desde que lo conocí, entendí que, cumpliendo nuestros SUEÑOS, siempre vamos a tocar los sueños de otros.

Como esas gotas que se vuelven ondas de espiral, así somos cada uno de nosotros, cuando decidimos aventurarnos y saltamos para fundirnos en la inmensidad.

Con pies en la Tierra, pero los ojos en el Cielo. Confiando. Creyendo. Recibiendo y Agradeciendo.

No hay manera de no expandirnos, si vamos hacia ello que anhelamos. Si hacemos lo que realmente amamos.

Llenaremos nuestros días de experiencias que jamás hubiésemos imaginado.

Los límites, serán solo los de nuestra cabeza.

La vida se volverá ese viaje que nos enamorara más día a día y las almas con las que nos encontremos en el camino, nos enseñaran a ser mejores personas a través de los años.

Vayamos SIEMPRE por aquello que AMAMOS. Solo así cambiaremos nuestro mundo e inevitablemente, tocaremos orbitas de otros, creando así ondas inmensas e infinitas. Vibraciones altas, que resonarán tan fuerte en otras galaxias, que se terminarán haciendo ECO en la ETERNIDAD.

12 visualizaciones
Entradas relacionadas: