Mi "Astroloca" favorita

Actualizado: 30 jun 2021

"Por esas casualidades del destino, cuando ya estaba por irme a dormir nuevamente, después de esa sesión con mi terapeuta donde llore a mares, me llego su mensaje, preguntando si quería que almorzáramos.

Nati es una de las primeras personas que conocí en Bariloche. Recuerdo que cuando la vi, en esa reunión de presentación del hotel, la vi como la chica mas canchera del lugar. En ese momento, yo recién llegada, dude de que alguna vez llegáramos a ser amigas y hoy, a casi cinco años de ese encuentro, Nati se convirtió en mi hermana.

No tardamos mucho en congeniar y contar nuestras historias.

Nati es la amiga mas colgada del mundo que alguien pueda tener.

Ha olvidado la puerta de su casa abierta, mas de una vez. Siempre que su mama llega de visita, por algún motivo, siempre se terminan perdiendo las llaves. A veces hay que repetirle las historias y es muy divertida con tres birras encima.

Mas allá de que siempre me resulto muy graciosa, lo que mas me gusta de ella es cuando se ríe de las cosas que digo. Mientras yo colapso, ella esta tentada.

Amo contarle mis historias de amor y sobre todo escuchar como los astros influyen en nuestras vidas.

Hace años se volvió nuestra consultora, y trae siempre esa tranquilidad de los planetas en el Universo, calmando nuestras aguas.

La conocí cuando estaba soltera y en todo este tiempo la vi enamorarse, irse de viaje, volver con su amor y mas luego siendo madre.

Viví su embarazo, como una de las etapas mas hermosas de una mujer y de una amiga.

La lleve a la clínica cuando iba a parir y hoy, 13 de abril, me visitó con el ser que hace dos años me hizo tía y me enloquece verlo reír.

Amiga, si alguna vez lees esto, quiero agradecerte enormemente por lo mucho que has aportado en mi vida. Sin duda este lugar, no hubiera sido el mismo sin vos.

Desde dos chinos que viajan en una moto, hasta tu imagen echando a esos israelitas disruptivos del hostel. Tus compras en la verdulería mas cercana del mundo hasta el casillero número 10 que nos salvó el alquiler del mes a cada una. Diego Torres un sábado por la tarde, deprimiendo pasajeros hasta Cantora todos los días en un año.

Volviendo del Chaltén y Calafate, a Bari para volver a trabajar juntas.

Tu viaje por Sudamérica y tu vuelta a mi casa para vivir juntas unas semanas.

Respuestas como solo vos darías. “Cierro los ojos un rato y después te hago preguntas” o “tu culo” al inicio de cada frase.

Kalen sobreviviendo al hanta y el aplastado con toda una vida de tragedias.

Pienso en Bari, y vos estas en la mayoría de esos recuerdos. Porque llenaste estos años de risas, porque en mis lagrimas estuviste para abrazarme y agradezco haber estado fuerte para secar las tuyas.

Me permitiste disfrutar de la experiencia de ser tía, más allá de la sangre.

Me permitiste entrar en tu familia y me hiciste parte de ella.

Gracias, amiga. Gracias por estos años, que equivalieron a toda una vida con lo hermoso de una amistad, con lo lindo de una familia que se elije cada día.

Gracias por las tardes de lago, las noches de campamentos, las fiestas, cumpleaños, asados, comilonas, recitales, caminatas de montaña, fogatas, nevadas y días de verano. Hostel y Aeropuerto. Gimnasio. Todo.

Hoy, sentí escribirte. Hoy sentí agradecerte..."

BARILOCHE – 13/4/19

Amiga, hoy encuentro este texto, que escribí hace ya más de seis meses.

Medio año después, nuestras vidas dieron un vuelco impresionante y sin embargo el amor y el cariño que te tengo, se mantienen intactos.

Hace 12 días disfrutábamos de ese día tan primaveral en Bariloche, comiendo empanadas, mirando ese lago intacto, el sol haciendo reflejo en el agua encandilándonos los ojos y vos y yo riendo como si el tiempo no hubiese pasado jamás y hasta burlando a los días que nos separaran de nuestro próximo encuentro.

No se cuando volveremos a vernos, ni en qué lugar del mundo.

Solo se que hay almas que están destinadas a encontrarse y eso ocurrió con la tuya y la mía.

Gracias, amiga. Porque sin importar el tiempo, ni el lugar, los días que pasemos sin vernos o la cantidad de kms que nos separen, mi alma siempre va a buscar la tuya, para encontrarnos, crecer, reír, llorar y así… EVOLUCIONAR.

¡Te amo, amiga!

Con este Sol en Virgo, esta Luna en Cáncer, mi ascendente Aries y por sobre todo… mi Mercurio en Libra que hoy, habla de ti.

4 visualizaciones
Entradas relacionadas: