MI ÚLTIMO POST DEL AÑO

Todavía Estocolmo esta oscura. Son las 7 am y yo tengo una angustia en el pecho que hace días la llevo conmigo y necesito liberarla.

Ya hace rato hice mis balances y como cada año, agradezco que siempre siga dando en positivo, pero no voy a mentirles, una parte de mi, esta triste.

Ayer hablaba con Dorita con respecto a nuestras cabalas para los comienzos de año. Amo compartir eso con ella.

El 31 de Diciembre de 2018, lo pasamos juntas. Ella y toda mi familia en la casa de mi tíos.

Toda mi familia a excepción de mi papá, que precisamente fue el año pasado cuando mis padres se separaron y desde entonces parece que en estas fechas,uno siempre tiene el corazón algo dividido.

Comenzamos el año cumpliendo con todas las cabalas para poder alcanzar ese año todo lo que queríamos.

Nos vestimos de blanco. (para recibirlo con pureza)

Nuestras bombachas eran amarillas (el color de la abundancia)

Nuestras prendas eran todas nuevas (para dejar atrás lo viejo y darle paso a lo nuevo)

Escribimos nuestros deseos en un papel. (Algunos los quemaron, para entregárselos al Universo. Yo decidí dárselos a mi "Guardiana de los Deseos", que es mi abuela, para poder reveerlos este año y comprobar si realmente luche por ellos).

y finalmente dimos una vuelta a la manzana, corriendo con una valija. (Este es mi secreto, por el cual viajo tanto)

Aún no llame a mi abuela para que abra el papel por mi y ver que tanto se cumplió de lo que pedí un año atrás. Lo haré en unas horas, cuando en Argentina sea un horario razonable, de estas 4 hs de diferencia que nos separan. Pero lo cierto, es que es una excusa, porque se internamente que todo lo que desee, se cumplió. Incluso, se que el 2019 me dio mucho mas de lo que pude siquiera imaginar para pedir.

Fue uno de los años mas intensos de mi vida. De esos que, cuando alguien te pregunta de tu historia, lo remarcas, porque fue precisamente ese año, con ese número en el que decís... "ese año, largue todo y me decidí a ir tras mis sueños. En búsqueda de lo que quería, de lo que amaba". Esos años en donde dije... "basta de excusas, hay que hacerlo".

No es el primero donde decido darles esos volantazos a la vida como la conozco. Mi propia historia, me dice que tampoco será el último. Ya en 2014, salvando muchas distancias, hice algo parecido.

Pero a diferencia de ese, este me agarra un poco mas grande. Un poco mas sensible. Un poco mas tonta con algunas cosas, o mas bien mas consciente...y es que no se trata de los viajes que uno haga, la plata que uno gane o cuantas cosas mas uno adquiere. Se trata de aprender que es lo importante... y ahí, es donde debe radicar la base de nuestro balance.

En mi caso, cuando tome todas las decisiones que hoy me llevan a escribir desde donde estoy, había dos motivos fundamentales.

El primero, VIAJAR

El segundo, encontrar mi VOCACIÓN.

Ambos dos se cumplieron.

Tres fueron los países por los cuales viaje todo este año. Argentina. Australia. Suecia.

La ESCRITURA nuevamente apareció como una de mis mas grandes pasiones.

Pero si hay algo que me dejo este año y no fue precisamente lo que pedí en mi papelito, es todo aquello que aprendí.

Este 2019 me enseño a ESCUCHARME.

Me enseño a que todxs dentro nuestro tenemos un PODER. Una fuerza interna que es la que nos mueve todos y cada uno de nuestros días a levantarnos de la cama, a hacer algo por nuestras vidas, por cambiar el mundo, por crecer, por evolucionar.

Me enseño a seguir mis CORAZONADAS y a escuchar mi INTUICIÓN.

Me enseño del EQUILIBRIO. Ese punto 0 entre nuestra cabeza y el corazón.

Me enseño a Amarme, a Respetarme y a Valorarme con todo lo que soy. Perfectamente imperfecta.

Pero si hay algo que le agradezco que me haya enseñado es a volver a valorar lo verdaderamente importante.

La SALUD y a las PERSONAS.

Repito: Lo mas importante de nuestro mundo, siempre debería ser LA SALUD Y LAS PERSONAS.

Sin esas dos, no somos nada.

Sin Salud, no podemos hacer nada. Tengamos lo que tengamos. Es lo único que no se puede comprar.

Sin todas esas personas que día a día nos ayudan a EVOLUCIONAR a través de algo tan grande y hermoso como es el AMOR, tampoco.

Creo que por eso, hoy 31 de diciembre de un año realmente intenso y maravilloso, hay una parte de mi que esta triste. Porque cuanto mas viajamos, mas se nos ensancha el mundo. Mas son aquellos los rincones donde se encuentran desparramados todos esos SERES que tanto amamos y que hoy, al alzar mi copa quisiera ABRAZAR. En especial, a mamá.

Se que es un día, como cualquier otro, pero bueno, hoy a mi me pesa un poquito y no me da vergüenza decirlo.

Agradezco de todas formas tener a alguien a quien abrazar hoy a las 00 hs, por mas de que me encuentre en la otra punta del mapa, en otro continente y hemisferio.

Abracen, abracen mucho como hoy dijo mi hermana Sol, en su cuenta de Instagram.

Disfruten de ese intercambio maravilloso de energía entre las almas, donde se ponen los corazones uno al ladito del otro.

Amen. Amen mucho.

Agradezcan aún mas.

Vivan. Lloren. Rían horas mas tarde.

Viajen. Sueñen. Luchen por ellos.

Escriban. Lean. Ejercitense. Coman rico. Vivan sano.

Sigan amando.

Que la vida es eso. Un viaje maravilloso, de aprendizaje y evolución a través del AMOR.

Les deseo desde este RINCONCITO DE MUNDO, como me encanta decir... un 2020 lleno de un sinfín de todo lo lindo que puedan recibir en 365 días.

Que todo lo lindo les llegue, los abrace y se quede con ustedes para siempre.

Con todo el amor del mundo,

3 visualizaciones
Entradas relacionadas: